Los pasos
 

 



16 Abril 1981

          A la hora de hablar de unos enseres tan imprescindibles para las salidas procesionales como los pasos,  debemos comenzar precisando que éstos no fueron siempre como los conocemos en la actualidad puesto que históricamente, los que utilizaba nuestra cofradía  eran más unas parihuelas  que portados por entre cuatro y ocho cargadores,  se podían manejar fácilmente para procesionar por las estrechas calles de Alcalá.
 
            La primera noticia que conocemos acerca de los mismos la encontramos  en el “Libro de Colecturias” del Archivo Parroquial y se remonta a una fecha indeterminada entre el 12 de Noviembre de 1681 y el 19 de Mayo de 1684 en que se recoge que “del testamento de Dª Juana Moreno esta cumplido en qto. a  misas que son seiscientas y sesenta y seis y faltan por cumplir a cargo de Don Jorge de Villegas Morejon veinte ducados que la susodicha dejo de limosna para ayuda de la obra de la Iglesia de Nra Señora de los Santos, diez ducados a Nra Señora de la Soledad y diez ducados para un palio a la cofradía de Jesús Nazareno…”.   

           En las cuentas de 1821  se consigna el empleo de una partida de 138 reales en la adquisición y colocación de una puerta nueva para la celda donde se custodiaban los pasos de la cofradía, siendo así como reafirmamos que en dichas fechas los cuatro pasos con los que, según los Estatutos contaba la Cofradía y que eran los de la Virgen de los Dolores, San Juan, la Verónica y  el Nazareno seguían siendo de pequeñas dimensiones. 
           
         1.- El paso del Cristo
 
En  1909 el Tesorero presentaría a sus compañeros de Junta un presupuesto tendente a conseguir dicho objetivo, que sin embargo no se llevaría a efecto ese año, pues en 1912, ante el lamentable estado que presentaba el paso del cristo, la cofradía se ve obligada a alquilar unas andas al sacristán por 10 pesetas. Esto motivó que un año después, en 1913, el entonces Hermano Mayor, D. Diego Centeno y del Manzano, construyera personalmente  uno nuevo y además se encargara de dorarlo. Asimismo sufragó todos los gastos ocasionados para que ello no supusiese perjuicio alguno a la Cofradía, máxime cuando el estreno del mismo coincidió con el de un túnico que, bajo la promoción y los  auspicios  del propio Diego Centeno habían bordado las monjas del Beaterio. Por otra parte también fue D. Diego Centeno el impulsor para que en 1915 se le dotara de luz eléctrica, gratificando a un tal Torres por ir al servicio de los enchufes de la electricidad del paso del titular.
 
En esta época el paso sería portado por los propios hermanos, al menos en las salidas procesionales de Semana Santa pero cuando salía por la visita de la Patrona se recurría a gente “profesional”, como por ejemplo en 1917, año en que vino dos veces. La primera en Mayo, cobrando los que condujeron el paso 16 ptas y la segunda en Noviembre, cobrando 20 ptas. Con el correr de los tiempos, hasta la reorganización de la cofradía en 1980, el uso de estas cuadrillas pagadas se generalizó y así, en 1939 cobraron 35 ptas. por llevar el paso en semana santa, si bien otras veces el pago no se efectuaba en metálico sino en especie, como ocurrió en 1947 en que se les pagó con 85 pesetas de vino. Dos años después, en 1949, el sueldo de esta cuadrilla ascendía ya a 60 ptas y un año después el capataz Francisco Rengel recibe 100 ptas por el trabajo de la cuadrilla.
 
Respecto del referido paso hemos de decir que permanecerá en activo durante décadas pues no tenemos constancia escrita sobre adquisición de uno nuevo y sí sobre reforma del existente, que se producen en 1950, cuando  el carpintero local José Moreno Ruiz, popularmente conocido como “el francés”, recibe 345 pesetas por arreglarlo. De cualquier modo, después de cuatro décadas de servicio, presentaría un estado de deterioro ostensible, lo que obliga a la Junta de gobierno de 1959 a plantearse la adquisición de uno nuevo y así el 18 de Enero de ese mismo año el entonces hermano Mayor D. José García Moreno, inicia conversaciones con la gaditana Cofradía de las Penas de San Lorenzo para comprar el antiguo paso de su titular. Las negociaciones llegarían a buen puerto y el 17 de Mayo se cierra la venta por la cantidad de 5000 pesetas, tal como recogen las actas de citada cofradía. El mismo hermano mayor adquirió dos faroles para el exorno del paso, que son los que en la actualidad se utilizan con otros dos, copia de los anteriores. 

          Sobre dicho paso hemos de añadir que durante años se guardó en unas dependencias del Colegio de la SAFA, hasta que, ya con D. Miguel Puelles Montes de hermano Mayor, éste tuvo que retirarlo de dichas dependencias y hasta 1980 lo guardó en un local de su propiedad.
 
Sin embargo, cuando se reorganizó la Cofradía en 1980, al recuperar este paso de donde estaba guardado se observó que se encontraba bastante deteriorado y al no contarse con paso alguno no se encontró mejor solución que aceptar el ofrecimiento que, gracias a Ricardo Llamas, nos hicieron los cofrades de la Virgen de la Amargura de Aguilar de la Frontera (Córdoba) quienes nos donaron una estructura metálica de desproporcionadas dimensiones para las costumbres alcalaínas a la que improvisamos un canasto que, imitando al anterior de la cofradía, se realizó con terciopelo y antiguas molduras aunque años más tarde, cuando se decidió que el paso pasase a ser sólo para la Virgen y no para acoger el misterio de los primeros años 80 con el Nazareno, la Virgen de los Dolores y San Juan, se le sustituyó dicho canasto por otro liso de madera.
 
Con todo, el  paso verdaderamente interesante de nuestra Cofradía es el que nos donó la Herman­dad Matriz de Jesús Nazareno de Santa María de Cádiz y que, desde 1989, no sólo viene portando a la Imagen de nuestro Titular sino que también ha contribuido a dar  mayor realce a la Semana Santa Alcalaína.
 
 El paso en cuestión realizado en 1.946, según diseño del destacado artista gaditano y Hermano Honorario de la Cofradía del Nazareno de Santa María,   Antonio Accame Escassi, es tallado y dorado dentro de unos cánones estéticos que podríamos llamar de influencia isabelina, con canasto de líneas rectas en planta y perfil de mayor a me­nor en alzado imitando a un gran peanón que, en su parte inferior y por influencia sevillana, lleva asimismo respiraderos tallados sin calar.
 
De cualquier forma aunque el paso responda a un diseño de Acame y, en parte, deba la ejecución de un gran número de sus piezas al carpintero Sánchez Piña, podemos decir que es obra de ese artista gaditano en la talla de la madera que fue D. José Vera Espinosa , quién no sólo ejecutó el trabajo antes de la fecha acordada sino que nos dejó para la posteridad una obra de arte extraordinaria por la que percibió la cantidad de 20.000 pesetas y que, en años sucesivos, doraría el prestigioso dorador sevillano Francisco Ruíz.
 
En el año 2001, a instancias de los propios cargadores de la Cofradía y respondiendo a un acuerdo de la Junta de Gobierno, el miembro de aquella  D. José A. Almagro Montes de Oca realiza una nueva mesa metálica para el paso a fin de que, en las salidas procesionales, pudiese ser cargado íntegramente por dentro como se viene haciendo actualmente.  

          Entre Septiembre de 2008 y Marzo de 2009 se inicia la primera fase de restauración del mismo, realizándose una réplica exacta a la canastilla a la que se le van añadiendo las piezas talladas restauradas y dorardas en el taller del carpintero local Hans Ulrich Bücker.

 
             2.- El paso de la Virgen
 
            Si los datos conocidos  acerca del paso del cristo hemos dicho que eran pocos los relativos al de la Virgen podemos decir que eran casi inexistentes y así el primer dato conocido sobre el mismo no lo encontraremos hasta 1856 en que, según las cuentas de dicho año, se consigna un gasto de“36 reales por 4 varas de cordel para asegurar la montera a las andas de la virgen a los varales para que saliera” o lo que es lo mismo, viene a decirnos que la Virgen de los Dolores salía bajo templete o baldaquino.
 
Desde entonces no volveremos a encontrar más noticias acerca de un paso para la Virgen hasta 1981 en que lo compartirá con el Nazareno y San Juan representando una estación del Vía Crucis,  si bien dicha situación duraría poco tiempo toda vez que, dos años después, se realiza un nuevo paso para el Cristo y el que vino de Aguilar se destina para la Virgen.
 
De cualquier forma, en 1984 aprovechando la experiencia del realizado para el Cristo por el entonces fiscal de la Cofradía D. Juan José Gómez Monroy, se decide sustituir el paso de la Virgen por otro más liviano  que no sufrirá alteraciones hasta 1988 en que se le acoplan 12 varales: 8 de ellos comprados de segunda mano en Jerez que fueron restaurados y ampliados por el orfebre sevillano D. Luis Santos y 4 nuevos realizados por el mismo orfebre para sustentar un palio en terciopelo rojo, igual que el nuevo manto de la Virgen, realizado por doña María Sánchez Pineda conforme a un diseño del bordador gaditano D. Mariano Arce Camacho.
 
En el año 2001 y con idénticos motivos de los expuestos para el paso del Cristo, José Antonio Almagro realizaba una nueva mesa metálica a fin de propiciar que se pudiese cargar íntegramente por dentro, pero de ello se derivaría que,  a fin  de propiciar la ventilación interior,  hubieran de modificarse los laterales del paso que sin embargo deslucían mucho la vistosidad del palio por lo que, con buen criterio, la Junta de Gobierno decidió anticipar sus proyectos de adquirir unos respiraderos de orfebrería y en la Semana Santa de 2002 pudieron estrenarse por fin aquellos en metal repujado y plateado conforme diseño del taller de orfebrería Jiménez de Lucena (Córdoba). 

          En 2008 la Junta de Gobierno adquiere el antiguo palio de la gaditana cofradía de la Sentencia, estrenaándolo el Jueves Santo. Se trata de un palio en terciopelo granate con bordados  realizado en 1962 en el Colegio del Salvador de Jerez, utilizando técnicas de aplicaciones.

 
  Nº Visitas 47620 visitantes (119413 clics a subpáginas) © COFRADIA DEL NAZARENO. 2008-2013 © COFRADIA DEL NAZARENO. 2008-2013